Apuntes de Psicologia de Mario Luis Rodríguez Cobos, Silo

El equipo de Ediciones León Alado, ha publicado un nuevo título de Silo: Apuntes de Psicología.
Un aporte imprescindible en el campo de psicología con desarrollos extraordinarios sobre la traducción de impulsos y el espacio de representación, entre otros; temas que la psicología oficial no ha considerado y que a partir de ahora no podrá seguir siendo así,  si es que la Psicología quiere tener una comprensión profunda acerca del ser humano y su acción en el mundo.
El libro está prologado magistralmente por José Caballero.
Disponible en librerías, bibliotecas y en la web: www.edicionesleonalado.net

Apuntes de Psicología

LEER A… MARIO RODRÍGUEZ COBOS -SILO

Es difícil en estos tiempos violentos y convulsos afirmar que “Nada de lo humano me es ajeno”, y aún más difícil defenderlo en voz alta. Es complicado, en el sistema duro y mordaz en el que estamos instalados, afirmar e incluso defender “Trata a los demás como quieres que te traten”. Sin embargo el autor que hoy nos ocupa así lo hizo.

Comparado con Gandhi y Martin Luther King, es el creador de la corriente de pensamiento denominada Nuevo Humanismo o Humanismo Universalista. Humanismo consciente, universalista, no el  humanismo ingenuo y pobre, sino el humanismo ambicioso, rico, poderoso. Ese que desconcierta al que lo percibe, ese que da tanta fuerza que hace imparable lo que toca. El que da la coherencia de la que tanto ha hablado Silo en su obra: El Nuevo Humanismo.

Leer a Mario Rodríguez, Silo, no es fácil. Su obra abarca desde una corriente de pensamiento (Contribuciones al pensamiento, 1991; Cartas a mis amigos, 1991-1993) hasta una exhaustiva concepción del psiquismo humano (Apuntes de psicología, 2006), pasando por un conjunto de cuentos fantásticos que de manera sutil nos lleva a la realidad, en el libro de relatos El día del león alado (1993).

Decía que no es fácil la lectura de este pensador porque su obra aparte de comprender un inmenso mundo interdisciplinar, está vertebrada por  una visión del mundo y del ser humano más amplia y abarcadora que cualquier otra dada con anterioridad. En 1989 publicó en prosa poética el libro Humanizar la Tierra (consta de La mirada interna, El paisaje interno y El paisaje humano), “germen” de toda su obra posterior estos libros tratan de la existencia humana desde su interioridad hasta la vida en el mundo en que vivimos. Ya en esta obra “la mirada” cobra importancia capital. La forma de ver el mundo, de mirar el ser interior de cada cual, de percibir esa realidad esquiva que nos rodea… para continuar desarrollándola en sus estudios posteriores de manera un tanto más pragmática (Contribuciones al pensamiento, Apuntes de psicología,…).

Al leer la obra de Silo, nos damos cuenta de que esta es integral: es filosófica, psicológica, social, mística… Habla de lo humano y de lo divino situándolo todo en un mismo nivel, por eso mismo es desconcertante, es “fantástica” porque hay que hacer un ejercicio de dejadez, generosidad y templanza para ponerse en disposición de “entender”. Y como decía al comienzo de este artículo, en estos tiempos poco propicios a hablar de lo humano, vienen bien las palabras que Silo escribió hace ya algunos años en Cartas a mis amigos (1991-1993): “Nunca las personas necesitaron más que ahora del calor humano, sin embargo cualquier acercamiento convierte en sospechosa la amabilidad y la ayuda”.

Una de sus últimas intervenciones públicas la realizó en Berlín el 11 de noviembre de 2009, invitado por los premios Nobel de la Paz para hablar en su X Cumbre Mundial, con motivo del paso por esa ciudad de la Marcha Mundial por la Paz y la No-violencia. En esta ocasión, con su conferencia titulada «El significado de la Paz y la No-violencia en el momento actual. La Marcha Mundial”, Silo exhortó al desarme nuclear mundial y a desmantelar los arsenales como principal urgencia.

El escritor y pensador Mario Rodríguez, Silo, murió en septiembre de 2010, aunque su obra, difícil de localizar en librerías y bibliotecas, ha quedado inmortalizada en la gran cantidad de seguidores y entusiastas de sus enseñanzas.